Cultiva tu CONFIANZA en Dios.

Share

Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. 1 Juan 5:14

La confianza no es una meta abstracta, teórica e idealista que esté siempre fuera de nuestro alcance. La confianza o la falta de ella, es inherente a cada acción que realizamos y afecta a todo lo que hacemos. En otras palabras la confianza es el cemento que une las relaciones, manteniendo unidos a los cónyuges, los acuerdos comerciales intactos y los sistemas políticos estables.

 

Hoy es un buen día para comenzar a CREER (a confiar)… no en ti mismo SINO en aquel que es la ROCA ETERNA y, que es la verdadera base de todo lo que nos rodea, CRISTO JESÚS.

Sin Cristo, los matrimonios fracasan, las personas se vuelven apáticas y las organizaciones se tambalean. Sin FE (confianza), ninguna persona o empresa puede esperar la excelencia.

 

Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán. Proverbios 16:3

 

La verdad es que la confianza debe ser construida progresivamente (cada día), vigorosamente nutrida (Oración y estudio de la biblia) y constantemente reforzada (compartir el evangelio con otros). Aunque toma mucho tiempo en desarrollarse, puede ser destruida por una sola acción… En otras palabras “si quitamos la vista de Jesús el enemigo pude destrozarnos”.  Y una vez perdida la confianza en Dios, es excepcionalmente difícil de restablecer… por que la culpa del pecado, nos hace creer que Dios no nos perdonara.

 

Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. Proverbios 3:5-6

 

Por esa razón el día de hoy quiero mostrarte 10 consejos que puedes poner en práctica para construir esa CONFIANZA en Cristo que tanto necesitamos:

  1. Se sinceró contigo mismo y, reconoce que necesitas depender más de Dios.
  2. Crea un horario de ESTUDIO de la BIBLIA y de ORACIÓN.
  3. No tengas miedo en buscar ayuda, la unión hace la fuerza.
  4. Mantén la tranquilidad en los momentos difíciles.
  5. No quieras correr antes de aprender a caminar. “No quieras desafiar las tentaciones con las que estas lidiando.”
  6. Aprende a pasar más tiempo con Dios a solas.
  7. Sé más agradecido y, menos quejón.
  8. Comparte el evangelio con las personas que te rodean.
  9. Que tu testimonio confirme lo que predicas.
  10. Utiliza tus redes sociales para compartir el evangelio.

Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. Santiago 1:6

Comment (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *