3 Pasos para crecer en la Fe y la esperanza

Share

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.Mateo 6:33

1. Una mentalidad de crecimiento (Vida eterna) es la semilla que ayuda desarrollar nuestra esperanza en Jesús.

Piensa en el mundo de la naturaleza. Un árbol joven se convierte en un poderoso roble al crecer lentamente con el tiempo. Un bebe se convierte en un niño, que eventualmente se convierte en un adulto. La esperanza es de la misma manera. Mira hacia adelante.

 

Cuando tenemos esperanza (tenemos FE), podemos imaginar un futuro mejor. Y la esperanza no es sólo desear las cosas que podrían ser, es la firme creencia en las cosas que serán “Como la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo”. Es mirar más allá de tus circunstancias presentes con la creencia de que tienes un futuro positivo, dirigido por Dios.

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le ahí, y que es galardonador de los que le buscan. Hebreos 11:6

Plantar la semilla de la esperanza no es complicado; es tan simple como un cambio de mentalidad. Cuando decidimos creer que el crecimiento es posible y nos comprometemos a perseguirlo, la esperanza comienza a surgir dentro de nosotros… en otras palabras nuestra FE comienza a crecer. El cambio de enfoque es sólo el primer paso, pero puede ser el comienzo de un largo y gratificante viaje hacia la eternidad.

 

2. Un hábito de crecimiento fortalece la esperanza (FE).

Elegir crecer es importante, pero esa decisión no es suficiente para crear un cambio por sí sola. Necesitamos reconocer que el crecimiento es un proceso gradual y hacer que ese proceso sea parte de nuestra práctica diaria. Esto significa que necesitamos establecer el hábito de crecer diariamente.

Nuestra vida espiritual debe estar en el primer lugar en esta lista de hábitos, no podemos esperar tener FE y esperanza en Cristo sino pasamos tiempo con ÉL.

Cuando practicas la disciplina de crecer un poco cada día, estás haciendo tu parte para fortalecer la esperanza dentro de ti “Y sin temor a equivocarme puedo decirte que Dios también está haciendo su parte, para cambiar en ti lo que sea necesario para que su ESPIRITU SANTO more en ti”. Con cada pequeño paso que das, progresas hacia el mejoramiento de ti mismo y de tu mundo.

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Efesios 6:18

 

3. El crecimiento sostenido en el tiempo hace realidad la esperanza.

Cuando damos pequeños pasos todos los días, con el tiempo empezamos a ver el progreso “Te lo pondré de otra manera… si comienzas a leer la biblia 10 minutos cada día, oras 2 minutos más que antes cada día. Quizás tu no veas el cambio pero las personas que te rodean comenzaran a notarlo”. Poco a poco te volverás una mejor persona, más fuerte, más hábil y sobre todo tu relación con Dios será inigualable.

 

Cuando permites que Dios cambie tu vida, automáticamente cambia tu circunstancia. Esto comienza un ciclo positivo de tu crecimiento fortaleciendo tu esperanza, y tu FE fortalece tu crecimiento.

Cuando usted hace esto semana tras semana, mes tras mes, año tras año, usted se mueve gradualmente de la esperanza imaginada a la esperanza realizada.

Pero los que confían en Dios siempre tendrán nuevas fuerzas. Podrán volar como las águilas, podrán caminar sin cansarse y correr sin fatigarse».  Isaías 40:31

No olvides seguirme en Instagram @soygnunez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *